Edad y alteración de la calidad ovocitaria.

Tratando el tema de la edad en la mujer para ser madre, especialmente aquellas con más de 42 años, una cuestión que ha suscitado mucho interés es la que tratamos en la entrada: “¿Podría mejorar la calidad de mis óvulos?” 

Resulta preocupante, ya lo he comentado en otras ocasiones, que, a pesar de la información dada por sociedades científicas, especialistas, los medios de comunicación, así como en las redes sociales, sobre la importancia de la edad y su repercusión sobre la fertilidad femenina, parece que no llega a ser comprendida su importancia. Este tema, de hecho, también lo tratamos en www.victoriainvitro.com: “la edad para ser madre si importa”

Ante la gran inquietud sobre cómo mejorar la calidad de los óvulos es necesario recordar que las mujeres nacemos con un número de óvulos determinado, se estima que alrededor de 250.000, aunque en la edad fetal eran cerca de 6 000.000. Se produce por lo tanto una especie de “control de calidad”. Es decir, va a existir un mecanismo por el que los óvulos pueden continuar en reserva o entran en muerte celular (apoptosis), lo que provoca la reducción de su número.

Este número finito de óvulos con los que nacemos va a ir envejeciendo con la edad, siendo la edad óptima para una gestación los 25 años y la edad límite los 35 años. La probabilidad de tener un embarazo mensual natural está alrededor de:
• De 25% por ciclo si la mujer tiene 25 años.
• De 16% si la mujer tiene 35 años.
• De 6% si la mujer tiene 40 años.

A mayor edad de la mujer, sus ovocitos presentaran una mayor tasa de anomalías cromosómicas (aneuploidías), disfunción de los orgánulos celulares (disfunciones mitocondriales) ambos factores influyen directamente sobre la calidad de los ovocitos. Esta disminución de calidad de los ovocitos se caracteriza por una secuencia de procesos moleculares que se deterioran durante el envejecimiento y tienen un impacto negativo en la madurez del ovocito, la fecundación y el desarrollo embrionario, así como en la descendencia.

A fin de disminuir ese impacto negativo del envejecimiento se han empleado fármacos como por ejemplo DHEA y Q10, propiciando un mejor ambiente para la maduración de los óvulos, también influyen de manera positiva una dieta equilibrada, hacer ejercicio y tener hábitos saludables. Pero quizás la respuesta a la pregunta de inicio de esta entrada sea que no hay pócimas milagrosas para mejora la calidad ovocitaria.

FUTURO PRÓXIMO

A fecha de hoy no hay un tratamiento anti-edad para los ovocitos efectivo, en la rutina clínica, si bien se está investigando sobre ello.

Como comentamos anteriormente, el envejecimiento de los óvulos conlleva un envejecimiento de los orgánulos celulares y uno de ellos es fundamental, las mitocondrias. Las mitocondrias son unos orgánulos celulares, de doble membrana, con propio ADN (ADNmit) que codifican 37 genes y se heredan por vía materna. Las mitocondrias tienen varias funciones en la célula, siendo la generación de energía (ATP) la más sobresaliente.

Es esencial un suministro adecuado de ATP por parte de las mitocondrias, en la formación del huso meiótico, responsable de la distribución equitativa de los cromosomas durante la división celular, que en mujeres jóvenes (<35 años) da lugar a una estructura ordenada. Sin embargo, en mujeres de edad avanzada (>35 años) el aporte de energía es insuficiente por parte de las mitocondrias a los ovocitos, se produce un mayor porcentaje de alteraciones de la estructura del huso meiótico, dando lugar a un mayor error en la distribución (segregación) cromosómica, lo que conduce a una alta prevalencia de aneuploidía si se compara con los ovocitos de mujeres más jóvenes.

Luego, una vía de evitar ese envejecimiento de óvulos en mujeres de edad avanzada es la aplicación de la Terapía de Reemplazamiento Mitocondrial (MRT, siglas en inglés). Si bien, hay que recordar que el motivo principal del desarrollo de MTRs fue el de dar lugar a nacimientos de bebés sanos, libres de trastornos genéticos producidos por las alteraciones mitocondriales letales. La MRT fue aprobada en UK en 2015.

Es necesario incidir que, en las MRTs, hay un aporte de un gameto masculino (paterno) y dos gametos femeninos diferentes (la paciente y la donante). Pero el ADN nuclear o genómico del futuro bebé, procede de la paciente y el padre biológico (fecundación normal). La donante aportaría únicamente las mitocondrias sanas, cuyo ADN mitocondrial codifica tan solo 37 genes y representa menos del uno por ciento del ADN humano.

Aquí vamos amencionar dos enfoques mediante los cuales se realiza la MRT, son la transferencia pronuclear (PNT) y la transferencia del huso materno (MST).

La Transferencia Pronuclear (PNT) se realiza a partir de dos cigotos, uno con fecundación del ovocito materno y espermatozoide paterno (pronúcleos y mitocondrias defectuosas) y un segundo cigoto obtenido de un ovocito de donante y espermatozoide paterno (con pronúcleos y mitocondrias sanas). Se extraen los pronúcleos paternos y se trasplantan al cigoto de donante, a los que previamente se les han extraído y desechado los pronúcleos, quedando el citoplasma con las mitocondrias sanas. El cigoto reformado es transferido al útero de la paciente.

Esquema del proceso de TRansferencia Pronuclear , basado en Basado en Reznichenko et al., 2016

 La Transferencia de Huso Materno (MST, Maternal Spindle Transfer, en inglés) Una explicación muy sencilla, ya que se trata de un proceso altamente complejo, en este caso lo que se transfiere es el huso meiótico (núcleo) del óvulo de la paciente a un óvulo joven donado, que contiene mitocondrias sanas donde previamente se ha extraído su propio núcleo. De esta manera el material genético es el de la paciente, pero los orgánulos son del óvulo joven donado y es fecundado con semen de la pareja de la paciente.

Esquema del proceso de la Transferencia del Huso Materno basado en Basado en Reznichenko et al., 2016

En 2019 se anunció el nacimiento de un bebé por esta metodología, pero lo llamativo era que se aplicó para solucionar problemas de infertilidad. Este trabajo piloto experimental fue llevado cabo entre el Institute of Life de Atenas, y el equipo de científicos españoles, Embryotools, dirigidos por Gloria Calderón y Nuno Costa.

 Aunque son avances científicos muy prometedores, aún ha de pasar tiempo antes de superar validaciones y trámites legales. En nuestro país con la ley actual de Reproducción Humana Asistida no se permite. Además, es difícil que sea ofrecida en todas las clínicas ya que requiere especialistas con años de extensa formación y técnología específica.

Las mujeres de edad avanzada, baja calidad ovocitaria, se podrían beneficiar de la MRT al proporciona la sustitución de citoplasma defectuoso por uno sano para mejorar la expectativa de las tasas de embarazo. Sin embargo, las objeciones legales, éticas, sociales y culturales limitan de momento su aplicación, siendo actualmente consideradas técnicas experimentales.

Victoria

Maternidad a los 40 años o más, con óvulos propios.

La importancia de la edad de las mujeres respecto a su fertilidad, es un tema del que se viene hablado, cada vez con más insistencia, desde diferentes ángulos, pero a pesar de ello siguen generándose multitud de preguntas.

Recientemente recibí varias consultas sobre si era “ilegal” querer ser madre a los 44 años, o si se podía ser madre con más de 40 años, con sus propios óvulos. Vamos a intentar tratar este tema de la edad desde otro punto de vista al de las entradas anteriores de @victoriainvitro, como la edad y la calidad ovocitaria y la edad para ser madre si importa. No centraremos en dónde está el límite de edad para ser madre con óvulos propios.

Quizás lo primero sea responder al tema de la “legalidad”.  No existe una prohibición escrita, no hay una ley, que limite a edad de la mujer, o del hombre, que acuden a las técnicas de reproducción asistida (RA). Pero si hay un consenso entre los profesionales y sociedades científicas respecto a que, en la mujer, el límite debería ser la edad de la menopausia (50-52 años). Si bien, con los propios gametos, los límites de edad recomendados son no tener más de 45 años las mujeres y 50 años los hombres.

Factores como la precariedad de encontrar trabajo, conseguir desarrollar la actividad profesional, no encontrar la pareja adecuada o decidir una maternidad en solitario, etc. hacen que la maternidad se convierta en un tema pendiente que se va postergando. De hecho, España es el segundo país de la Unión Europea con madres primerizas de 40 años o más en el momento de dar a luz. Gracias a las técnicas de reproducción asistida (RA) se ha podido satisfacer con óvulos propios el deseo legítimo de ser madre con 40 años o más. Ya que el término mujer de edad avanzada (AMA, acrónimo del inglés Age Maternal Avanced) se refiere a mujeres de más de 35 años, como en este texto hablamos específicamente de mujeres mayores de 40 años, me he tomado la licencia de utilizar 40 + para referirme a ellas.

Si realizamos una mirada retrospectiva en nuestro país, los datos del Registro de la Sociedad Española de Fertilidad, SEF (2009-2019), nos permiten ver en el siguiente gráfico a partir de los datos recogidos, como hay un incremento, como en los otros países del mundo, de ciclos de mujeres 40+ Grafico 1

Grafíco 1.-Incremento de los ciclos de mujeres 40+ recogidos en el Registro SEF (2009-2019)

¿Cómo se comportan los ciclos de las mujeres 40+ con óvulos propios?

Podemos extrapolar los datos presentados en el último Registro de SEF (2019), si bien tiene sus limitaciones porque no se recogen los resultados por subgrupo de edad a partir de los 40 años. En la Gráfica 2 podemos ver las diferencias de 5 variables que considero indicativas a la hora de abordar con la paciente su posible ciclo como: N.º de ciclos; cancelaciones; gestaciones/transferencia; tasa de aborto; tasa de partos/transferencia y N.º de ciclos con criopreservación, comparando los tres grupos de edad (< 35 años, 35-39 años y >40 años)

Gráfico 2.- N.º de ciclos; cancelaciones; gestaciones/transferencia; tasa de aborto; tasa de partos/transferencia y N.º de ciclos con criopreservación, comparando los tres grupos de edad (< 35 años, 35-39 años y >40 años)
  1. Un 21.4% de los ciclos de FIV; ICSI y mixtos con óvulos propios, proceden de mujeres 40+
  2. Una vez iniciado el ciclo, puede ocurrir que se tenga que cancelar, cosa que ocurre en 13% de los ciclos. Estas cancelaciones se corresponden con baja o nula respuesta a la estimulación ovárica.
  3. Las gestaciones/ transferencia realizada (no por ciclos comenzado en cuyo caso el porcentaje sería menor) es de un 20.8%
  4. La tasa de aborto de las gestaciones producidas es muy elevada, un 39.7%
  5. La tasa de partos/transferencia realizada es de un 11.8%
  6. La tasa de ciclos con criopreservación de embriones es del 36.6%

Factores básicos a considerar en mujeres 40+ en el uso de sus propios óvulos

Querer ser madre con óvulos propios a partir de los 40, requiere un asesoramiento preconcepcional específico, donde hay que considerar dos factores básicos, si bien cada mujer ha de ser estudiada y tratada en su particularidad, ya que cada una tiene su propia posibilidad de éxito:

Factor ovocitario

  • Los óvulos envejecen con la edad y esto da lugar a un descenso de su número y calidad. Por lo tanto, es necesario valorar el perfil hormonal, la reserva ovárica, una revisión ginecológica, etc., antes de comenzar un ciclo.
  • El envejecimiento de los óvulos está directamente relacionado con las anomalías cromosómicas, de manera que a los 30 años el 30% de los óvulos presentan anomalías cromosómicas, a los 40 años el 60% y con más de 44 años el 90% de los óvulos presentan anomalías cromosómicas, por lo cual se debería realizar un análisis preimplantacional (PTG-A) o amniocentesis. Aquí si quiero puntualizar que los embriones euploides seleccionados tras PGT-A, tienen alta tasa de implantación y tasa de niño nacido vivo, si bien el porcentaje de euploides es reducido (40% a los 40 años -10% a los 43)
  • A partir de los 43 años la tasa de implantación es baja, la tasa de gestación es menor al 10% y la tasa de aborto es muy alta. Estos resultados han llevado en la mayoría de los centros a considerar los 42 – 43 años el límite de intentar conseguir ser madre con óvulos propios.

Factor gestacional

  • Antes de iniciar un ciclo es necesario que la paciente tenga un buen estado general de salud y buena respuesta a la estimulación ovárica, lo que permitirá un mejor rendimiento de la FIV/ICSI.
  • Se desaconseja un embarazo, conforme aumenta la edad, a las pacientes con hipertensión, historia con desordenes cardiovasculares, renales o metabólicos, así como a fumadoras.
  • Intentar tener descendencia con óvulos propios está aceptado hasta los 43 años, dependiendo de cada caso algunos centros permiten intentarlo hasta 45 años. Aunque cada año de más a partir de los 40 se incrementan las complicaciones y la tasa de niño nacido es mínima, por lo tanto, más allá de esa edad no está justificado.
  • Un embarazo a partir de los 38 años es considerado de alto riesgo (mayor riesgo de aborto, diabetes gestacional, preeclampsia, anomalías genéticas). No se puede ignorar que la morbilidad y mortalidad materna y neonatal aumenta significativamente en edades maternas avanzadas.

Aunque estamos hablando de mujeres 40+ con sus propios óvulos, no se puede desligar de la edad paterna de su pareja. Una edad paterna avanzada (de 40-45 años) estar asociada con un mayor riesgo de aborto espontáneo y una mayor frecuencia de algunas enfermedades autosómicas dominantes, etc. Aunque hay que decir que los riesgos descritos, siguen siendo pequeños.

Es necesario que el centro sea honesto y no crear falsas esperanzas. Para evitar decepciones y complicaciones posteriores, es fundamental asesorar e informar plenamente a las pacientes sobre los riesgos significativos sobre la salud y riesgos, tanto maternos como fetales, y que quede reflejado por escrito en el consentimiento informado.

¿Cómo gestionar la maternidad en mujeres 40+ con óvulos propios?

Las opciones si no se consigue el resultado positivo se podrían resumir en:

Repetir el ciclo una vez agotados todos los embriones producidos en el ciclo (transferencia en fresco y criopreservados). Dependiendo de la edad se podría repetir de nuevo el ciclo. No es lo mismo, en líneas generales, una mujer con 40 años que una con 44 años, de hecho, hay pautas profesionales que coinciden en realizar hasta 3 ciclos en mujeres de 40 años y ofrecer sólo un ciclo a mujeres de 42 años. Si bien entran en juego muchos más factores que la edad como la salud, niveles hormonales, reserva ovárica, o si ha realizado un ciclo valorar la tasa de fecundación, desarrollo embrionario, etc. Por lo tanto, el equipo biomédico valorará cada caso y cuál sería el siguiente paso a seguir

Recurrir a la Ovodonación. Es muy difícil para muchas mujeres, aceptar la renuncia a su material genético. Si bien los resultados son muy buenos, es fundamental el apoyo psicológico para dar este paso. Nuevamente, el equipo biomédico es el que tendrá que valorar la posibilidad de realizarlo en cada caso y contemplar el factor gestacional.

Cada vez más se insiste en la necesidad de informar a las mujeres sobre su fertilidad. La oportunidad de criopreservar los ovocitos antes de los 35 años preferiblemente, como vimos en otra entrada de este blog, es lo que se conoce como Preservación de la Fertilidad.

Se hace cada vez más necesario, invertir a largo plazo fondos en la información a las jóvenes sobre su salud sexual y reproductiva, facilitar las condiciones de mujeres/ parejas jóvenes para poder tener hijos, ayudas familiares, conciliación real entre el trabajo y la crianza de los hijos.

 Recurrir a la preservación de la fertilidad o donación de óvulos, para conseguir una maternidad tardía es una gran ventaja. Sin embargo, no quiero pasar por alto, desde mi punto de vista, que una maternidad más allá de los 50 años, o más, como podemos leer que ofrecen algunas clínicas si navegamos por internet, debería estar prohibida por las consecuencias, no sólo clínicas sino éticas, respecto a los hijos, al exponerlos a una probable orfandad o tener que cuidar de padres ancianos, sin haber llegado a edad adulta. En resumidas cuentas, intentar respetar el ciclo biológico en la mayor medida posible.

Para las mujeres que actualmente habéis pasado los 40 años, todavía es posible ser madres con vuestros propios óvulos, si bien hay que ser conscientes de los riesgos y limitaciones que existen. Una información veraz sobre las posibilidades concretas en vuestras caso, y el apoyo psicológico, son fundamentes para afrontar el camino.

Victoria

¿Cómo influye la endometriosis sobre la calidad de los óvulos?

Durante el mes de marzo, dedicado a la concienciación sobre la Endometriosis, se han tratado distintos aspectos de esta enfermedad. No obstante, cualquier mes del año es bueno para tratar diversos aspectos de esta enfermedad «invisible» y esta entrada de hoy se suma a la causa.

La endometriosis es una afección inflamatoria crónica, en la cual las células que revisten la cavidad uterina (células endometriales) migran fuera de dicha cavidad implantándose en tejidos distales que “colonizan” (ovario, trompas de Falopio, peritoneo) y responden a la acción hormonal esteroidea del ovario. Esta enfermedad afecta alrededor de un 10-15% de las mujeres en su período reproductivo causando dolor pélvico e infertilidad.

Gracias a la incorporación de las técnicas de reproducción asistida (TRAs) se ha conseguido que pacientes con endometriosis, puedan tener hijos, de hecho, son casi el 50% de las pacientes que acceden a un ciclo de FIV/ICSI. Puesto que las pacientes que sufren esta patología tienen una menor tasa de gestación, debido al menor número y calidad de sus óvulos. Además, las TRAs han abierto otras formas de abordar la infertilidad asociada a esta patología mediante la posibilidad de vitrificar ovocitos y/o tejido ovárico, permitiendo preservar la fertilidad de la paciente y en cierta medida tener opciones para sortear el problema

¿Cómo influye la endometriosis sobre la calidad de los óvulos?.

Se ha podido constatar que pacientes con endometriosis, presentan una deficiente maduración de los óvulos. Esto es debido a que esta enfermedad produce un desequilibrio en la esteroidogénesis ovárica produciendo niveles más bajos de estrógenos lo cual va a afectar al periodo de desarrollo y maduración de los folículos y unos altos niveles de progesterona en la fase postovulatoria. Una de las consecuencias del desequilibrio hormonal es la alteración del medioambiente (estrés oxidativo) donde se desarrollan los ovocitos y esto va a provocar una alteración en su estructura y componentes celulares. Como por ejemplo, los óvulos de pacientes con endometriosis suelen tener alterada la distribución y el número gránulos corticales que pueden afectar el proceso de fecundación, por lo que se recomienda preferentemente la microinyección intracitoplasmática (ICSI) a la fecundación in vitro convencional (FIV).

La observación de la morfología de los ovocitos en general, y de este tipo de pacientes en particular, al microscopio invertido, tal como se ha estudiado hasta ahora, no da información de cómo será la calidad de los embriones. De hecho, los criterios ASEBIR de valoración morfológica de ovocitos, embriones tempranos y Blastocistos humanos, describe muy bien qué es un óvulo óptimo (Fig.1) y cuáles son las alteraciones morfológicas del óvulo, pero se concluye que en la actualidad no hay evidencias suficientes como para ser incluido en la clasificación, ya que la morfología del óvulo está influenciada por el tratamiento hormonal recibido, los medios de cultivos, empleados, edad de la paciente, etc.

Fig.1 Esquema basado en los criterios ASEBIR

 

No obstante, para definir la calidad ovocitaria se emplean dos parámetros como son: que el mayor número de ovocitos recuperados hayan completado su maduración (MII) y que la tasa de fecundación obtenida sea alta. La baja calidad ovocitaria parece ser la causa determinante de infertilidad en pacientes con endometriosis más que la receptividad/ ambiente endometrial. Ya que en este tipo de pacientes que han recurrido a la donación de óvulos su tasa de gestación es semejante a la de pacientes con otro tipo de subfertilidad. Si bien la severidad de la enfermedad incide negativamente sobre la calidad ovocitaria y a receptividad endometrial.

¿Se puede hacer algo por mejorar la calidad de los óvulos?

Desgraciadamente no existe un medicamento o solución mágica, hasta ahora los trabajos publicados apuntan a un tratamiento con antagonistas GnRH 3-6 meses antes de realizar el ciclo de reproducción asistida. Si bien, el tratamiento más adecuado a cada caso lo determinará el especialista, dada la complejidad de esta enfermedad.

Para intentar mejorar el ambiente folicular donde se desarrollan lo ovocitos algunos autores han trabajado sobre la administración de vitaminas C y E, que por su gran poder antioxidante cabría esperar que disminuyesen el ambiente hostil en el ovario. No obstante, estos tratamientos aún están lejos de demostrar su eficacia.

Comentario final:

La endometriosis es una enfermedad que afecta a un 15% de las mujeres en edad fértil y en los programas de FIV el 50% son pacientes que presentan esta patología. Es una enfermedad compleja y es urgente que la investigación proporcione las condiciones que mejoren su tratamiento.

Menos mal que cada vez se hace más visible en la sociedad y hoy en día hay información disponible así como guías de actuación. Además de asociaciones a nivel local y nacional, por ejemplo, la Asociación Endometriosis España (AEE), cuyo objetivo es ofrecer información relacionada con la enfermedad a las mujeres afectadas y  personas interesadas.

Por lo tanto, ante los primeros síntomas,  dolor abdominal, pélvico, abundante sangrado en las menstruaciones, etc es necesario que la paciente aborde con su ginecólogo las opciones disponibles en el tratamiento de su enfermedad.

 

Victoria

Edad y calidad ovocitaria

Antes de adentrarnos en el nuevo año, quisiera resaltar una de las consultas que con mayor insistencia me habéis planteado durante el 2018, referida a la entrada: “¿Podría mejorar la calidad de mis óvulos?” y que especialmente realizan mujeres con más de 42 años.

Me preocupa que a pesar de la información dada por sociedades científicas, los medios audiovisuales así como en las redes sociales, sobre la importancia de la edad y su repercusión sobre la fertilidad femenina, parece que no llega a ser comprendida su importancia. Este tema, de hecho, también lo tratamos en victoriainvitro: “la edad para ser madre si importa”

Ante la gran inquietud sobre cómo mejorar la calidad de los óvulos es necesario recordar que las mujeres nacemos con un número de óvulos determinado, se estima que alrededor de 250.000 pero que en la edad fetal eran cerca de 6 000.000. Se produce por lo tanto una especie de “control de calidad”. Es decir va a existir un mecanismo por el que los óvulos pueden continuar en reserva o entran en muerte celular (apoptosis), lo que provoca la reducción de su número,  recientemente se ha publicado un trabajo al respecto por el Prof. Davis de la Universidad de California..

Este número finito de óvulos con los que nacemos va a ir envejeciendo con la edad, siendo la edad óptima para una gestación los 25 años y la edad límite los 35 años. La probabilidad de tener un embarazo mensual natural está  alrededor de:
• De 25% por ciclo si la mujer tiene 25 años.
• De 16% si la mujer tiene 35 años.
• De 6% si la mujer tiene 40 años.

La Sociedad Española de Fertilidad ha publicado un díptico para informar sobre la Edad y la Fertilidad. En el siguiente gráfico se puede apreciar cómo desciende la probabilidad de embarazo a partir de los 35 años.

A mayor edad de la mujer, sus ovocitos presentaran una mayor tasa de anomalías cromosómicas (aneuploídias), disfunción de los orgánulos celulares (disfunciones mitocondriales) ambos factores influyen directamente sobre la calidad de los ovocitos. Esta disminución de calidad de los ovocitos se caracteriza por una secuencia de procesos moleculares que se deterioran durante el envejecimiento y tienen un impacto negativo en la fecundación y el desarrollo embrionario así como en la descendencia.

Si pasados los 40 años, por encima de todo quieres ser madre con óvulos propios, has de saber que la tasa de fecundación, desarrollo embrionario, implantación y nacimiento son mucho más bajas que si tuvieras 35 años. Además se incrementan las tasas de aborto y de complicaciones obstétricas, además de un porcentaje elevado de anomalías cromosómicas, especialmente el síndrome de Down. Si a pesar de todo quieres intentarlo con tus óvulos, antes de hacer la transferencia embrionaria se debería realizar un análisis de Diagnóstico Genético Preimplantacional (DPG) para el cribaje de aneuploidías (PGS). Mediante esta técnica se analizan todos los cromosomas de cada embrión disponible, permitiendo descartar aquellos que presenten anomalías y permitiendo seleccionar para la transferencia aquellos embriones sanos.

A fin de disminuir ese impacto negativo del envejecimiento se han empleado fármacos como por ejemplo DHEA y Q10, propiciando un mejor ambiente para la maduración de los óvulos, también influyen de manera positiva una dieta equilibrada, hacer ejercicio y tener hábitos saludables. Pero quizás la respuesta a la pregunta de inicio de esta entrada sea que no hay pócimas milagrosas para mejora la calidad ovocitaria.

FUTURO

A fecha de hoy no hay un tratamiento anti-edad para las ovocitos efectivo, si bien se está investigando sobre ello, por ejemplo la transferencia mitocondrial. Dicho de una manera muy simple, consiste en transferir  los orgánulos que dan energía al óvulo (mitocondrias) procedente de un óvulo joven donado, a los ovocitos de la paciente añosa.

Curiosamente, escribiendo esta entrada se acaba de anuncia el primer embarazo registrado del mundo en el que se ha aplicado la técnica de Transferencia de Huso Materno (MST, Maternal Spindle Transfer, en inglés) para solucionar problemas de infertilidad. Este trabajo piloto experimental lo han llevado a cabo entre el Institute of Life de Atenas, y el equipo de científicos españoles, Embryotools, dirigidos por Gloria Calderón y Nuno Costa. Utilizando una explicación muy sencilla, siendo un proceso altamente complejo, en este caso lo que se transfiere es el huso mitótico (núcleo) del óvulo de la paciente a un óvulo joven donado, que contiene mitocondrias sanas donde previamente se ha extraído su propio núcleo. De esta manera el material genético es el de la paciente pero los orgánulos son del óvulo joven donado y es fecundado con semen de la pareja de la paciente. Aunque son avances científico muy prometedores, aún ha de pasar tiempo antes de llegar a ser técnicas disponible en clínica.

En conclusión, creo que es fundamental obtener una información clara y directa sobre las posibilidades reales en cada caso particular. Es necesario analizar junto al especialista los pros y contras de elegir un tratamiento con óvulos propios o plantearse otra opción como es a la donación de ovocitos.

Espero que consigáis vuestro deseo y este Nuevo Año os aporte serenidad para elegir lo más adecuado.

Victoria

¿Podría mejorar la calidad de mis óvulos?

Con el fin de aclarar dudas e inquietudes he abierto «Victoria responde». Una sección en la que resolveré de manera anónima aquellas cuestiones que me plantéis vía email a la dirección victoriainvitro@gmail.com. Y es que, muchas veces, las dudas que tiene uno son las mismas que tienen otros.

Recientemente he recibido una consulta que me planteaba cómo es posible mejorar la calidad de los óvulos. Existen evidencias que es posible mejorarla creando un ambiente saludable, no tóxico ni agresivo en el cuerpo. Eso sí, es necesario cambiar a hábitos más saludables durante algunos meses previo al intento de buscar un embarazo. No hay efectos “milagro”, se trata de mejorar el micromedioambiente donde tiene lugar el desarrollo y maduración de los ovocitos a  óvulos.  A continuación, planteo 2 vías para conseguirlo: la vía natural o la farmacológica.

ovulos

Vía natural

En los programas de reproducción asistida todo el proceso de maduración y obtención de los óvulos se va a hacer de forma externa, controlando el ciclo. Pero previamente, las mujeres que se van a someter a estos programas pueden ayudar a mejora la calidad de sus óvulos a partir de una serie de pautas dietéticas, o así al menos lo afirman diversas publicaciones científicas.

dieta-victoriainvitro

La dieta equilibrada es la mejor vía para tener buena salud, esto es así y lo escuchamos a diario. Ya lo dijo Hipócrates, “somos lo que comemos”, por lo tanto, seguir una dieta equilibrada, mejora no sólo la calidad del óvulo, sino de la implantación del embrión y posterior desarrollo del feto.

A continuación, en la tabla que os muestro, he recogido a modo de resumen dónde encontrar en la dieta diaria, la mediterránea es la más completa, las fuentes de vitaminas, minerales, oligoelementos, ácidos esenciales, fibra y agua que favorecen una mejora en la salud y en el tema que nos ocupa de la calidad de los ovocitos.  En consulta de fertilidad natural, según la Dra. Rupérez, se aprecia dicha mejoría en casos tan complejos como son los de baja respuesta ovárica.

Imagen1

Vía farmacológica

En los últimos años se están publicando trabajos sobre el empleo de una hormona, DHEA, que si bien esta hormona la producimos de forma natural, se fabrica en el laboratorio a partir de principios activos encontrados en plantas como el ñame y la soja.  IMPORTANTE el cuerpo humano no puede producir DHEA por comer ñame silvestre y soja, así que no penséis que lo obtendréis por consumir productos etiquetados como “DHEA natural”.

Esta hormona se relaciona con favorecer la calidad ovocitaria, lo cual permite obtener embriones mejores y aumentar así las tasas de embarazo. Está especialmente indicada en mujeres con baja reserva ovárica. También, debido a sus propiedades antioxidantes se administra a pacientes con edad avanzada (>40 años) e incluso se combina con la Coenzima Q10 (CoQ10) otro potente antioxidante.

La revisión llevada a cabo por un grupo australiano en 2007, ya apuntaba que el estilo de vida de las personas que quieren conseguir un embarazo, ya sea por concepción natural o para optimizar los resultados de los pacientes sometidos a técnicas de reproducción asistida, ha de ser saludable y debería ser aconsejado por los especialistas. Se ha demostrado que la edad, el sobrepeso y el tabaquismo perjudican severamente la salud y el proyecto reproductivo; la dieta y diversos niveles de ejercicio han de ser estudiados en profundidad y otros factores como el estrés psicológico, consumo excesivo de café, alcohol, ambientes contaminados están relacionados de alguna forma pero las evidencias, en esta revisión, no son definitivas.

Como siempre os digo, esto es información, el abanico de posibilidades, para comentar con tu especialista. Nada de automedicarse ni tomar suplementos alimenticios, puede haber en cada caso incompatibilidades o intolerancias alimentarias que han de ser valoradas por tu especialista.

¡Cuídate, mímate, te sentirás mejor y tu óvulos pueden mejorar su calidad!

Y no lo olvides, si tienes algún tema que te gustaría que tratase, escríbeme a victoriainvitro@gmail.com.

Victoria