¿Está cerca el fin del anonimato de los donantes de gametos/ embriones?


CompartirFollow on FacebookTweet about this on TwitterFollow on LinkedInEmail this to someone

No quiero dejar pasar mayo sin tratar un tema que ha causado cierta inquietud, ya que a lo largo de todo este mes no han cesado de aparecer informaciones sobre la postura tomada en nuestro país vecino, Portugal, respecto a eliminar el anonimato en las donaciones de gametos/ embriones. Esta decisión se une a la de otros países europeos como por ejemplo Suecia, Holanda, Noruega, Austria o Reino Unido, donde hace años ya la identidad del donante es conocida. Sin embargo,  en nuestro país está regulado por  ley que la donación sea anónima ¿hay razones para pensar que se mantendrá en los próximos años?

La Ley española sobre Reproducción Asistida (RA) ley 14/2006 de 26 de mayo en su artículo 5.5 se recoge la confidencialidad respecto a identidad del donante y la única excepción que se contempla para romper el anonimato es la existencia de circunstancias extraordinarias.

La donación de gametos se ve favorecida en gran parte, en nuestro país, porque es anónima y contempla una compensación económica. Sin embargo, en países donde el anonimato y la compensación económica no existen,  el número de donantes ha disminuido drásticamente haciendo que los procesos de RA sean más largos y costosos. Por esta razón, en muchos casos las personas que requieren de estas técnicas se han visto obligadas a salir de su país, a este fenómeno se le ha denominado, desafortunadamente, turismo reproductivo.

¿Cuáles son las razones más destacables para eliminar el anonimato?

En muchos países basándose en argumentos éticos y jurídicos de la Convención de Derechos del Niño (Art. 7) y la Convención Europea de Derechos del Hombre (Art. 8), han reconocido y dado más valor al derecho del niño nacido a conocer a su progenitor biológico frente al anonimato del donante.

Se calcula que alrededor de un 33% de los programas de RA se llevan a cabo con gametos/embriones donados. Sin embargo, la gran mayoría de los niños nacidos por estas técnicas desconocen su origen biológico ya sea porque los padres no les hablan de ello, por miedo a distanciarse de su hijo, a no introducir una tercera persona en la relación familiar, al rechazo social/familiar o que la ley no se lo permite. Lo aconsejable por parte de los especialistas es informar a los niños desde edad temprana ya que así lo van interiorizando, evitando que se puedan enterar de forma accidental en un fututo y sufrir graves daños emocionales.

Por otro lado, no hay ignorar el hecho de que se está incrementando la realización de test genéticos, muchos de ellos se venden por internet, sin necesidad de un especialista, ya sean pruebas de paternidad, conocer los ancestros, posibles enfermedades familiares o simple curiosidad genética generando gran información, que si el usuario lo permite, queda almacenada en lo que se conoce como librerías genéticas abiertas a la luz pública. Empresas pioneras como 23andMe; Family Tree DNA; Ancestry DNA,  nacidas en los EEUU, se han extendido a otros países en los últimos años. No hace falta que los datos genéticos del donante estén en la librería, basta con que lo estén los de un familiar cercano en abierto y sería factible llegar al donante. Esto hace pensar que el anonimato de donantes puede tener los días contados.

Prueba de la magnitud que puede llegar a tener mantener los datos genéticos en librearías en abierto es la modificación realizada en los consentimientos informados de la Sociedad Española de Fertilidad (SEF):

“La donación de gametos es un contrato gratuito, formal y confidencial concertado entre el donante y el centro autorizado. Tanto el banco de gametos, como los registros de donantes y de actividad de los centros, tienen obligación de garantizar la confidencialidad de los datos de Identidad de los donantes. No obstante, el centro declina toda responsabilidad sobre esta cuestión si el donante y/o los descendientes incorporaran su información genética a cualquier base de datos sin la debida protección

¿Y en España?

No hay indicios de que se vaya a cambiar nada, pero el hecho de que un país tan cercano haya modificado su ley para eliminar el anonimato ha despertado cierta inquietud.

Lo que sí es novedoso en nuestro país respecto a los donantes es que se está implantado el Sistema de Información en Reproducción Humana Asistida (SIRHA), donde se encuentra el tan esperado Registro Nacional de Donantes, en el cual se establece un Código Único de donación tal como se estipula en las Normativas Europeas. De esta manera se facilita que los centros puedan  realizar el seguimiento de las donaciones de gametos.

No parece que haya muchas razones para seguir manteniendo el anonimato, la sociedad ha ido cambiando a gran velocidad en estos últimos 30 años y hay una gran cantidad de información está disponible. De plantearse derogar el anonimato en nuestro país, sería muy controvertido y ocasionaría muchos problemas, quizás el más grave a mi entender es ¿qué hacer con la gran cantidad de gametos/embriones donados almacenados? ¿Habría de destruirlos si los donantes no son localizados o no dan su consentimiento a revelar su identidad?

Es de esperar que si se da esta circunstancia se contemple un periodo transitorio o que se adopte una postura intermedia como en Dinamarca donde se permite por ley que coexistan las dos  opciones de donación,  manteniendo o no el anonimato.


Acerca de Victoria

Me llamo Mª Victoria Hurtado de Mendoza Acosta, soy Embrióloga Clínica con más de 30 años de experiencia en el mundo de la Reproducción Asistida Humana. Miembro activo de la Asociación para el Estudio de la Biología de la Reproducción (ASEBIR). Autora y coautora de publicaciones y artículos de libros. Comprometida con la docencia y la divulgación. Además, soy madre de dos mujeres hechas y derechas y mamá adoptiva de una perra y un gato...lo confieso, soy una auténtica apasionada de los animales (cofundadora de la Asociación Protectora de Animales ARGOS)

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *