La paternidad compartida en el matrimonio homosexual


CompartirFollow on FacebookTweet about this on TwitterFollow on LinkedInEmail this to someone

Con motivo del día del orgullo escribí sobre la maternidad compartida en el matrimonio homosexual, referido a las mujeres. Y ahora, no quiero dejar de tratar la paternidad en la pareja homosexual.  Tener hijos en una pareja homosexual no es tarea fácil, especialmente cuando se trata de una pareja masculina. Un primer paso podía ser la adopción tradicional, ya sea en su país de origen o internacional. La adopción nacional, en el caso de España, para cualquier tipo de pareja o persona sola, es compleja, muy larga, y no hay niños recién nacidos para adoptar. Por otro lado, en la adopción internacional se encuentran con leyes en diversos países que no permiten la adopción a parejas homosexuales o personas solas. Hay 26 países en el mundo que si permiten la adopción a personas solas o parejas homosexuales, adopción homoparental, mientras que en tres países no lo permiten en todos sus estados como es el caso de Alemania, Estados Unidos, Méjico y Australia. Una razón por que un gran número de españoles se deciden por este tipo de adopción es el reducido tiempo de espera.

En España desde el 3 de julio de 2005, es legal el matrimonio entre personas del mismo sexo y eso incluye su derecho a la adopción conjunta, herencia y pensión. Por razones obvias, las parejas homosexuales para poder tener un hijo propio han de recurrir a las técnicas de reproducción asistida (TRAs).

En el caso de las parejas de mujeres ya vimos que es posible vivir de cerca todo el proceso de la reproducción asistida y gestación mediante el método ROPA. Sin embargo, en los hombres la única alternativa, si quieren tener un hijo genéticamente suyo, es la de recurrir a una gestación por sustitución o útero de alquiler. Que si bien asépticamente es así, recibe diferentes nombres como maternidad subrogada, maternidad por encargo, maternidad de alquiler, maternidad sustituta, donación temporaria de útero, gestación subrogada, gestación por cuenta ajena o gestación por sustitución.

Esta gestación por sustitución consiste en buscar una mujer que de forma altruista o no, presta su útero para que los embriones le sean transferidos y llevar adelante la gestación del hijo/os de la persona o pareja con las que ha convenido este proceso. Un proceso en sí controvertido en la sociedad, independientemente de que sea deseable por parejas heterosexuales u homoparentales, con grandes implicaciones éticas, legales y económicas. Hay posturas encontradas, por un lado se pide una total normalización de este proceso y otra corriente en contra en la que se señala una explotación de mujeres en beneficio de otros.

Desde el punto de vista clínico consiste en realizar una inseminación artificial o fecundación in vitro (FIV), depende de cada caso y acuerdo. Disponer de los espermatozoides de uno de los integrantes de la pareja y óvulos de una donante, se lleva a cabo la fecundación de los óvulos maduros y tras el pertinente desarrollo embrionario de los óvulos fecundados, se selecciona uno o dos embriones para ser transferidos. Dentro de esta descripción tan simple y lineal hay muchos pasos a decidir:

Origen de los gametos

  • Los gametos masculinos pueden proceder de uno o los dos padres o de donante.
  • Los gametos femeninos pueden proceder de la misma mujer que llevará la gestación, práctica cada vez menos empleada para evitar lazos emocionales. Generalmente, los óvulos proceden de una donante, algunos centros ofrecen la posibilidad de emplear dos donantes.
  • La maternidad subrogada puede ser altruista, como es obligatorio por ejemplo en Inglaterra, Grecia y Portugal. O puede ser con compensación económica, en la mayoría de los países, de manera que los contratantes corren con los gastos del proceso, gestación y parto, así como con las posibles complicaciones que puedan surgir.

pai-filhoLegislación

Este proceso, el útero de alquiler, no está permitido en España, ni en otros muchos países de la Unión Europea, sin embargo si se lleva a cabo en Estados Unidos, Méjico, Tailandia, India, Rusia, Ucrania, República de Georgia y recientemente Portugal, pero sólo para parejas casadas y heterosexuales.

Para parejas homosexuales y hombres solos, está permitido en Canadá y a algunos estados de EEUU, en otros es totalmente ilegal.  En los últimos años y dados algunos escándalos, se ha prohibido en India y Tailandia, En países como Rusia y Ucrania, hay un creciente rechazo hacia los homosexuales y es ilegal. Por último en Méjico, en el estado de Tabasco estaba permitido pero cambió la ley en 2015, por lo tanto hay que tener cierta cautela. Nepal parece que actualmente es la alternativa pero mucha precaución, ya que no existe un marco legal y da lugar a que personas sin escrúpulos se aprovechen de la situación.

A la hora de decidir sobre la opción del útero de alquiler, hay que tener en cuenta la legislación española y la del país donde se va a llevar a cabo, así como gestionar el certificado de nacimiento que ha causado más de un quebradero de cabeza al querer traer al hijo a casa. Sirva de ejemplo los casos de parejas francesas que llegaron al Tribunal de Estrasburgo, 2014, solicitando la inscripción de los menores.

En España, ante el interés que ha suscitado la maternidad subrogada ha dado lugar a celebración de eventos informativos  y se incrementa el número de agencias/ consultorías que hacen de puente entre los países que permiten esta práctica y las parejas que lo requieren. ¿Cómo elegir una agencia?  Como siempre buscar información y contactar con personas que ya lo hayan hecho; comprobar sus referencias; años de trabajo; países con los que trabajan y sus conocimientos legales y contactos con los países que ofertan; estudiar cómo se implican, qué personal tienen, abogados especialistas en derecho familiar, psicólogos, etc.; aspectos económicos claros y detallados, garantías. etc.

No es nada fácil el camino, aunque posiblemente con el tiempo las leyes y la actitud de nuestra sociedad cambiaran.

Victoria


Acerca de Victoria

Soy Mª Victoria Hurtado de Mendoza Acosta, embrióloga Clínica con más de 30 años de experiencia en el mundo de la Reproducción Asistida. Además, soy mamá de dos mujeres hechas y derechas y mamá adoptiva de una perra y un gato...lo confieso, soy una autentica apasionada de los animales.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *