Yoga y Fertilidad

Llega el fin de semana y te propongo otra forma de prepararte física y mentalmente para tener un hijo. Dentro del apartado de la salud reproductiva en este blog, se dan a conocer algunas disciplinas que pueden ayudar a conseguir mejorar nuestro equilibrio cuerpo-mente, como en el caso de hoy que hablamos de YOGA.

El Yoga es una disciplina que se originó en al India. Es un término sánscrito que significa «unir, juntar”,  conseguir la unión del universo con un Todo mediante una serie de ejercicios y meditación. Mientras que en Occidente lo vemos como una terapia en Oriente es una forma de retomar el estado inicial de gracia.

Es cierto que más de un 80% de los practicantes de Yoga son mujeres, el hecho de considerar esta disciplina como “femenina” hasta hace unos años hace que haya tenido menos adeptos masculinos pero todos se pueden sentir beneficiados con los efectos positivos de la práctica y preparase en pareja es un buen comienzo.

¿Cómo puede el Yoga ayudar a la fertilidad?

Los beneficios generales que se obtienen practicando regularmente son:
-Flexibilidad física, mental y espiritual
-Fortaleza del cuerpo y alivio del dolor
– Autoconocimiento
– Mejora la gestión emocional
– Aumenta la conexión espiritual, la concentración y la productividad

En el caso concreto de mejorar la fertilidad, el yoga es de gran ayuda en la preparación para una gestación e incluso cuando se está embarazada. Mediante una serie de posturas y movimientos se consigue:
– Un aumento de la circulación sanguínea en los órganos reproductivos.
– Equilibrio del sistema endocrino
– Fortalece el sistema inmune y ayuda al cuerpo s desintoxicarse.
– Favorece un estado de paz y claridad
– Reduce el estrés.

Respecto a cómo influye el estrés en la fertilidad ya lo hemos tratado en entradas anteriores, hemos visto como el cuerpo ante una situación tan estresante como el enfrentarse a la infertilidad produce señales fisiológicas como la liberación en sangre de niveles elevados de cortisol, norepinefrina y epinefrina enviando al cuerpo señales de peligro. Este estado permanente de “alerta” interfiere en el equilibrio hormonal y sobre el ciclo ovulatorio. por lo tanto cualquier disciplina que nos ayude a mantener a raya el estrés va a ser de gran ayuda.

En muchos países se aconseja la práctica de Yoga (Hatha Yoga) para reducir el estrés en pacientes que van a realizar la fecundación in vitro (FIV). El equipo del Dr. Oron, en Canadá, publicaron en 2015 sus resultados sobre cómo el yoga actúa sobre pacientes de FIV que están en espera de iniciar un ciclo. Tras seis semanas de practicar hatha yoga comprobaron que había una reducción de los niveles de ansiedad, la depresión y mejoraba  su calidad de vida respecto a la fertilidad.

¿Qué consideraciones has de tener para practicar Yoga?

Antes de practicar Yoga hay que tener en consideración ciertas circunstancias que nos lo desaconsejen como:
– Problemas del corazón o de circulación
– Fatiga crónica
– Huesos fracturados
– Problemas de cervicales, columna vertebral
– Dolencias oculares o auditivas
– Gestación

Consejo…

Como siempre os aconsejo hablar con el especialista y valorar los riesgos / beneficios como primer paso.
Si todo está bien, buscar un buen maestro, tener el equipo preparado, la decisión firme para ser constantes y a empezar con paciencia y ánimo.
Para terminar os dejo un video para que tengáis una idea de cómo son algunos de los ejercicios específicos para la fertilidad. del canal Vivirbien http://yogapara.info/la-fertilidad

 

Estrés, fertilidad e hipnosis

Tengo el placer de contar en esta ocasión para  Firmas invitadas,  con un buen amigo y admirado compañero, Dr. Jorge Cuadros, al que agradezco enormemente su colaboración. Espero que el tema que nos trae os resulte de  gran interés como a mí.

¡Gracias Jorge!

foto-jorge

 

Jorge Cuadros. Doctor en Ciencias Biológicas; Máster en Hipnosis Clínica.
Director del Laboratorio de FIVMadrid

 

 

El estrés mantenido en el tiempo, sin duda alguna, es perjudicial para la salud. La respuesta de alarma inicialmente es buena, porque nos permite reaccionar de forma rápida ante una situación estresante con una respuesta de «pelear o escapar», pero, cuando este estado se hace crónico, es dañino para el organismo humano.

No existe un acuerdo entre los científicos sobre cómo influiría el estrés en la fertilidad. Se han realizado algunos estudios que han encontrado evidencias de que el estrés reduciría la probabilidad de conseguir un embarazo, mientras que otras investigaciones no las encuentran. Sin embargo, hay que llamar la atención sobre que la ausencia de prueba no es prueba de ausencia.

Lynch y colaboradores1 demostraron en 2014 una relación directa entre la cantidad de alfa-amilasa en saliva, un biomarcador de estrés, y el tiempo que tardaban las parejas en embarazarse (TTP, por sus siglas en inglés), durante un periodo de 12 meses. Este estudio resulta especialmente interesante porque, a diferencia de otros estudios realizados en parejas infértiles, en este trabajo las parejas estaban buscando el embarazo, pero no eran pacientes infértiles. Además, el equipo que lo realizó es el mismo que un par de años antes había reportado la ausencia de esta relación entre la alfa-amilasa y el TTP, en otro estudio realizado durante un periodo de sólo 6 meses. Por último, mostraron la ausencia de relación del cortisol en saliva con el TTP, dato también importante, ya que confirma que el cortisol, como otro biomarcador del estrés, no debe ser utilizado para sacar conclusiones acerca de la relación del estrés con la fertilidad.

Otro estudio reciente de Akhter y colaboradores2 demostró una reducción de la fertilidad en las mujeres que reportaban haber experimentado un estrés elevado durante el momento de la ovulación.

Estas evidencias nos hacen pensar que, a pesar de que sea difícil estudiar el efecto del estrés sobre la fertilidad de las parejas en general, y sobre todo de aquellas que se están sometiendo a un procedimiento de reproducción asistida, es importante tener en cuenta el estrés como un factor que podría influir en la probabilidad de conseguir una gestación, aconsejando a las pacientes sobre el uso de diversas herramientas que existen para el control del estrés, como la meditación, el yoga o la autohipnosis.

En nuestra experiencia, hemos utilizado la hipnosis para la reducción del estrés en parejas que tenían dificultades para embarazarse, así como con otras que se sometieron a procedimientos de reproducción asistida, con resultados alentadores, aunque aún preliminares. De hecho, hemos iniciado un estudio que pretende evaluar la hipótesis de que la reducción del estrés mediante hipnosis durante la transferencia embrionaria pudiera aumentar la probabilidad de embarazo3, 4. Es frecuente que las mujeres lleguen a la transferencia embrionaria con un nivel de ansiedad elevado, comprensible por otra parte, dado que se trata del último paso de un proceso largo y estresante. Conseguir que la mujer alcance un estado agradable de relajación durante la transferencia embrionaria podría no solo facilitar el trabajo del ginecólogo, sino también provocar un estado de homeostasis general, beneficioso para alcanzar el embarazo deseado. En los primeros casos realizados ha sido evidente el éxito en relación con la consecución de ese estado de relajación en las pacientes, quedando por demostrar el hipotético aumento de la tasa de gestación propuesto con esta aplicación de la hipnosis.

Referencias bibliográficas:

1Lynch CD, Sundaram R, Maisog JM, Sweeney AM, Buck Louis GM. Preconception stress increases the risk of infertility: results from a couple-based prospective cohort study–the LIFE study. Hum Reprod. 2014 May; 29(5):1067-75.

2Akhter S, Marcus M, Kerber RA, Kong M, Taylor KC. The impact of periconceptional maternal stress on fecundability. Ann Epidemiol. 2016 Oct;26(10):710-716.

3Levitas E, Parmet A, Lunenfeld E, Bentov Y, Burstein E, Friger M, Potashnik G. Impact of hypnosis during embryo transfer on the outcome of in vitro fertilization-embryo transfer: a case-control study. Fertil Steril. 2006 May;85(5):1404-8.

4Catoire P, Delaunay L, Dannappel T, Baracchini D, Marcadet-Fredet S, Moreau O, Pacaud L, Przyrowski D, Marret E. Hypnosis versus diazepam for embryo transfer: a randomized controlled study. Am J Clin Hypn. 2013

Apr;55(4):378-86.

hypnosis-247508_1280

 

Un enemigo de la fertilidad: el estrés

Dra FerraraHoy, en esta entrada de blog, tengo el privilegio de contar con la participación de la Dra. Ida Ferrara, ginecóloga, diplomada en Homeopatía Hanemanniana y Medicina Funcional Regulatoria, trabaja en el Centro Güné, Acerra, Nápoles (Italia). Es una gran profesional en el área de la reproducción asistida y está interesada en todos los aspectos tanto fisiológicos como emocionales de sus pacientes.

Un tema que nos influye a todos es el estrés en diversos momentos de nuestra vida, pero especialmente en pacientes que buscan un embarazo, la influencia del estrés puede ser dramática.

¿Qué opina sobre la relación estrés – fertilidad, Dra. Ferrara?

“Un creciente número de estudios muestra la relación significativa entre el estrés y la infertilidad. El primer estudio realizado a fin de estudiar esta posible relación fue en Dinamarca en 2009, sobre 809 mujeres sometidas a terapia asistida por fecundación in vitro. Lo resultados de este trabajo pusieron de manifiesto una relación significativa entre las tasas de embarazo y eventos estresantes importantes experimentados antes de realizar las terapias.

Muchos otros estudios han seguido confirmando estos datos. El estrés, o mejor dicho «lo que produce el estrés», según Selye en 1976, depende de la interpretación personal del evento y de la capacidad de la persona para lidiar con el estrés. Los efectos psicobiológicos pueden durar un período mucho más largo de tiempo que el propio estrés.

Las mujeres que tienen serias preocupaciones sobre el tratamiento médico al que se someten, las preocupaciones acerca de la influencia de este proceso en su propio trabajo o incluso, las preocupaciones económicas sobre el costo del procedimiento, tienen una influencia en el número de ovocitos recogidos, 20% menos en comparación con el grupo de mujeres que no experimentan dicho estrés. Este estado de estrés y preocupación, por lo tanto, va a reducir estadísticamente de manera significativa su capacidad de tener éxito.

Aunque los mecanismos psicológicos implicados en la consecución de estos datos no han sido debidamente investigados o conocidos, se podria sospechar que estan implicados valores límites de hormonas como el cortisol (hormona del estrés) y la prolactina que son responsables de ciclos menstruales alterados y que afectan a la capacidad de lograr el embarazo a través de la técnica de fertilización in vitro.

La liberación de hormonas de estrés como el cortisol causa la reducción de la producción de estradiol por inhibición de la actividad de las células de la granulosa mediante la reducción de la sensibilidad del receptor de LH de ovario, comprometeiendo la maduración folicular. También reduce la producción de andrógenos suprarrenales, progesterona y estrógenos.

Es un tema complejo del que estaría encantada de hablar en otras entradas de tu blog, Victoria”    Gracias Dra. Ferrara

Tácticas a nuestro alcance para neutralizar el estrés

estrés-estrés-victoriainvitroEs evidente que el estrés es una respuesta del cuerpo ante lo que él considera un eminente peligro y esto va a provocar una alteración en el sistema endocrino que puede llegar a ser muy perjudicial.

En el caso de pacientes sometidos a reproducción asistida es importante conseguir llegar a un estado en el que el estrés se tolere, nunca se va a perder del todo, pero permita un control del mismo y con ello el bienestar general. Trabajos publicados de este mismo año señalan la importancia de realizar en las clínicas de fertilidad actuaciones sobre los pacientes desde el primer momento que contactan para promover el bienestar psicológico de las mujeres que reciben tratamiento para la infertilidad. Respecto al estrés en varones se recomienda que los profesionales de la salud los inviten a una participación activa durante el proceso de tratamiento y en las intervenciones para mejorar la comunicación de pareja.

En entradas anteriores ya os he hablado de la importancia de la meditación, la práctica del tai chi o colorear mandalas, poco a poco iré subiendo otras técnicas, todas dirigidas a reducir el estrés, encontrar el equilibrio y permitir un mayor control de la situación.

Otro factor importante es el de contar con amigos, amigos que escuchen y acompañen. De nada sirve decir “cálmate”, “no te estreses”, pues puede ocasionar el efecto contrario. Lo importante es contar con una mano amiga que te escuche sin juzgar y te deje expresar tus sentimientos.

De todas las técnicas que existen para paliar el estrés has de buscar la que te va más, la más adecuada para ti. Si tienes pareja y la realizáis juntos, será fantástico pero sino, busca tu propio bienestar. El estrés no va a desaparecer pero al menos tendrás control sobre él y conocerás las herramientas con las que enfrentarlo.

Por último, si tu grado de estrés es muy elevado, no dudes en acudir a un especialista, él sabrá evaluar tu estado e indicar algunas pautas que harán que tu perspectiva de la situación sea más objetiva, aprendas a tomar el control y a sentirte mejor para afrontar tus objetivos.

No lo olvides dentro de ti está la solución. ¡Adelante!

Victoria

Mandalas: una forma diferente de meditar

En esta entrada os hago una invitación a hacer algo nuevo, diferente, para intentar provocar un  verdadero “cortocircuito” en la marea de emociones que nos envuelven a diario. Se trata de conocer el mundo de los Mandalas y practicarlos.

¿Qué en un Mandala?

Mandala, en sánscrito significa círculo, aunque como representa la totalidad y la integridad se traduce también como “rueda” o “totalidad”. Tiene un gran valor desde el ámbito espiritual  ya que representan el centro de energía, el  equilibrio y la purificación,  ayudando a cambiar el entorno y clarificar la mente.

La práctica de hacer mandalas es milenaria, su origen se conoce en la India, que posteriormente se fue extendiendo (China, Corea, Japón, Indonesia) y se ha practicado por todas las tradiciones espirituales del mundo. Aunque en el Tíbet es donde alcanzó un mayor arraigo y proyección.

Son representaciones geométricas concéntricas organizadas en diversos niveles visuales y simbología del universo. Hay una gran diversidad de modelos, simples o extremadamente complejos. Las formas básicas más utilizadas son: círculos, triángulos, cuadrados y rectángulos.

mandala-victoria-in-vitro

Terapia con mandalas

Básicamente los mandalas, si se hacen con frecuencia, de manera consciente y con la técnica debida, aunque no se considere la parte espiritual budista que conllevan, los resultados son evidentes. Ayudan al autoconocimiento y el conocimiento de las emociones, favorecen un mayor estado de concentración mental y a mantenerse en calma en cualquier situación.

A Occidente llegaron de la mano del Dr. Carl Jung, fundador de la escuela de psicología analítica,  los empleó en sus terapias ya que mantenía que los mandalas representaban el mundo y la mente en su totalidad. La terapia con mandala se emplea en casos de:

  • Problemas para expresar las emociones
  • Dispersión, falta de concentración.
  • Problemas de introversión
  • Problemas de motricidad en las manos
  • Problemas de ansiedad, estrés, etc.
  • Falta de autoestima

Mandalas y Fertilidad

Existen mandalas para colorear que potencian la relación con diversos aspectos como optimismo, energía, etc y entre ellos está también la fertilidad. Dibujarlos es meditar sobre tus sentimientos, es dejar que afloren las emociones y comprender mejor cómo te sientes. De hecho he descubierto un centro de reproducción asistida, en Argentina, donde en terapias alternativas incluye los mandalas.

Formas de trabajar con  los mandalas:

Meditación. En un lugar recogido y tranquilo, con una respiración rítmica se elige un mandala sobre un aspecto que se quiere trabajar y se observa. Esta meditación se puede empezar con 3 o 5 min de duración y luego ir aumentando el tiempo.

Dibujo. Consiste en elegir un mandala sobre el que vamos a trabajar y simplemente colorearlo. Puedes utilizar cualquier tipo de material. También hay mándalas que se hacen con otro tipo de materiales como piedras, hilos, etc. Se aconseja iniciar a colorear de fuera hacia dentro si buscas tu centro o de dentro hacia fuera si te cuesta expresar tus sentimientos.

Crea tus propios mandalas.  Esta sería la etapa final, hacer tus propios diseños

Beneficios que se pueden obtener de los mandalas

No se trata sólo de colorear el mandala, sino  de acompañarlo con una respiración adecuada y técnicas de meditación No es difícil, para iniciarte puedes acudir a algún taller específico o documentarte con libros al respecto, uno muy recomendable por su sencillez es el de Norberto Tucci, o en internet.  Busca un rincón en tu casa done estar relajado, sin interrupciones y durante unos 30 min. Es importante colorear de forma intuitiva, coge los colores al azar, porque  permite expresar nuestras emociones en función del estado de ánimo. Deja fluir la propia creatividad, aunque creas que los colores que eliges no combinan entre sí, al final todo es armónico.

IMG_2321

Ser constantes y hacerlos regularmente dará como fruto una serie de beneficios sorprendentes, os lo puedo asegurar por propia experiencia. Dichos beneficios son, por nombrar algunos:

– Ayuda a alcanzar el equilibrio emocional

– Aumenta la creatividad, la intuición y la concentración.

– Es una forma de meditar de forma activa

– Crea una sensación de bienestar

–  Desarrolla la paciencia

– Permite contactar con tu interior.

En momentos estresantes de la vida, en los que nos sentimos bajo la tiranía de la ansiedad, los nervios, la preocupación, la meditación es una de las técnicas más aconsejadas como ya os he  comentado en otras entradas. Si lo tuyo no es estar inmóvil, en silencio, con los ojos cerrados, quizás esta forma de meditar de forma activa sea la tuya. Eso sí, no esperes milagros de un día para otro, es necesario practicar poco a poco, exige un trabajo personal, como cualquier otro hábito saludable que queramos incorporar en nuestra vida.

Si te has decidido a dar el paso en esta sencilla `pero apasionante experiencia, no lo dudes, coge tus lápices o rotuladores para empezar, vuelve a tus sensaciones de la escuela, el olor a goma y lápices con la punta recién afilada. ¡Pruébalo! si nunca has hecho uno,  elige un mandala sencillo. Si ya los conocías pero quieres probar alguno más complejo, no lo dudes, hazlo.

Victoria